top of page

A propósito del Día de la No Violencia Contra el Adulto Mayor

Desde la Fundación Yamuni Tabush nos unimos a la conmemoración del 15 de junio como el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato contra la Persona Mayor.


Aprovechamos esta fecha para reflexionar sobre las múltiples formas de violencia que afectan a las personas mayores en nuestra sociedad y concretamente en nuestro país. Este proceso de reflexión es un primer paso muy necesario para poder empezar a esbozar un plan para la toma de acción, siempre teniendo en mente que el objetivo debe de ser la participación activa y la toma de acciones afirmativas para revertir las muchas formas de violencia, algunas muy evidentes y otras ya normalizadas, a las cuales están sujetas las personas mayores.

Cuando pensamos en la violencia contra las personas mayores nos viene a la mente el abandono y las diversas formas de abuso físico, psicológico y patrimonial que sufre esta población. Sin embargo, es importante hilar más hondo y visibilizar los pequeños actos de maltrato que se dan hacia las personas mayores en la cotidianidad, muchos de ellos causados por una sociedad que olvida que las personas mayores son sujetos de derechos.

Cada vez que el autobús no se detiene cuando hay una persona mayor esperando en la parada, cada vez que una persona mayor se cuestiona si ir o no al supermercado de la esquina por temor a caerse en una acera muchas veces inexistente, cuando las personas mayores no tienen acceso a espacios públicos de calidad, ni a contenidos interesantes que enriquezcan su vida, cuando no tienen acceso a espacios de participación en sus comunidades y gobiernos locales… todas estas son manifestaciones de violencia y maltrato hacia una población que en muchos casos es invisibilizada.

Es muchas culturas, principalmente las tribales y las orientales, las personas mayores, como las personas más sabias de la comunidad, ocupan un lugar de honor y respeto dentro de la estructura social. En la cultura occidental, a pesar del gran amor que en muchos casos existe hacia nuestros abuelos y personas mayores, también existen retos estructurales que les posicionan en una situación de vulnerabilidad y dependencia. La soledad no deseada, la dependencia obligatoria generada por la falta de infraestructura inclusiva, el aislamiento, la falta de representatividad en espacios de toma de decisiones… todas estas formas de violencia son reversibles si creamos estructuras y estrategias inteligentes que posicionen a las personas mayores como sujetas de derechos y fortalezcan los mecanismos para su protección. Se requiere de un cambio cultural importante. Es necesario visibilizar las grandes carencias que existen para garantizar la calidad de vida de las personas mayores y activar mecanismos de colaboración y acción para atender estas problemáticas en un corto plazo.

Creemos que esto es posible, estableciendo alianzas estratégicas, empoderando a las personas mayores para que alcen su voz, abriendo nuevos espacios para la participación, fortaleciendo la institucionalidad, consolidando el tejido social en las comunidades como elemento de protección, construyendo entornos amigables e inclusivos con los mayores y visibilizando la gran deuda histórica que existe hacia esta población. La lista de pendientes es larga, hay mucho por hacer.

La Fundación Yamuni Tabush reafirma su compromiso de trabajar para construir una sociedad más justa e inclusiva que garantice la protección, dignidad y calidad de vida de las personas mayores en Costa Rica.


Por: Andrea Terán, Directora de Programas para la Persona Mayor

33 visualizaciones0 comentarios
bottom of page